CASO CLÍNICO. ENTEROTOMÍA POR CUERPO EXTRAÑO.

Os presentamos al pequeño LOTO. Es un gato macho de un año de edad que adoptaron de una protectora. Vino a consulta porque llevaba un día con vómitos y no toleraba ni agua ni comida. En la exploración se notaba en abdomen un cuerpo extraño. Decidimos realizar una ecografía para localizarlo y resultó estar en intestino delgado.

La cirugía consistió en incidir en cavidad abdominal y localizar el cuerpo extraño en intestino delgado. Una vez localizado el tramo de intestino es muy importante valorar su viabilidad  ya que si está necrótico o está muy dañado sería necesario quitar esa porción de intestino. En el caso de LOTO, al ser tan reciente la ingesta del cuerpo extraño, el tramo de intestino era viable y no fue necesario hacer una enterectomía.

Para hacer la enterotomía, el ayudante debe exprimir el contenido de la luz del intestino hacia los lados y ocluir la luz en ambos extremos de la porción aislada donde se encuentra el cuerpo extraño para evitar la salida del contenido intestinal a la cavidad abdominal. En el vídeo podéis ver las manos del ayudante sujetando el intestino en ambos lados de la incisión.

El cuerpo extraño resulto ser media estrella de un juguete de material poroso que absorbió gran cantidad de líquido, aumentando considerablemente su tamaño y quedó obstruido por completo en la luz del intestino.

Enterotomía  por cuerpo extraño de LOTO

Ecografía abdominal con la que pudimos localizar en intestino delgado el cuerpo extraño.

Loto una vez extraído el cuerpo extraño.

LOTO durante la hospitalización.

LOTO despertó muy bien de la anestesia y quedó hospitalizado durante 48 horas bajo supervisión de un veterinario. Poco a poco fuimos introduciéndole dieta de líquida a blanda hasta que a la semana ya continuó con su pienso habitual.

Los gatos son muy juguetones y curiosos y hay que tener mucho cuidado en no dejar a su alcance objetos que puedan ingerir. Desde gomas del pelo, agujas, trozos de tela… Además muchas veces el propietario no se da cuenta de que el animal ha dejado de comer o de hacer deposiciones hasta pasado varios días, por lo que es importante estar pendiente de su bandeja de arena y del comedero para detectar cualquier alteración en su rutina.

En caso de LOTO al día siguiente de la ingesta nos lo trajeron a la clínica y se pudo actuar de manera rápida, mejorando el pronóstico de la intervención.

Desde la Clínica Veterinaria Faycán queríamos agradecer a su familia humana la confianza depositada en nosotros para la intervención de LOTO.

Marta García-Reyes Parra.

Veterinaria.